IMPULSAR

BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

REALIZACIÓN PERSONAL

FORMACIÓN DEL CARÁCTER

SIN EXCUSAS PARA NO APRENDER

BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA

Nuestros valores

IMPULSAR

Impulsar significa estimular; promover una acción. Es también la fuerza que lleva un cuerpo en movimiento o en crecimiento. De eso se trata nuestro modelo educativo. Es posible eliminar la brecha de aprendizaje que hay entre nuestros alumnos y los alumnos de los mejores liceos del país, públicos y privados.


Búsqueda de la felicidad

Realización personal

Formación del carácter

En lo individual, promovemos la búsqueda de la felicidad, la realización personal, y la formación del carácter/de la personalidad.  Cada uno de nosotros debe procurar ser, en la vida, productivo, útil a los demás, no sólo a su entorno familiar, sino más allá en la sociedad.  Estamos seguros que en la búsqueda de la felicidad individual, única para cada persona, totalmente individual, el sentirnos útiles, valiosos, reconocidos por nuestros esfuerzos, talentos y virtudes, es un objetivo fundamental.

Sin una buena educación el camino de la realización personal se hace mucho más difícil. Pero esa educación no es suficiente. Se debe además educar la personalidad, el carácter como el conjunto de características y habilidades que hacen posible desarrollar el máximo potencial de la persona.  Ellas son por ejemplo: el auto control, la fortaleza para superar obstáculos, el optimismo, el ser agradecido, la curiosidad, y la honestidad, entre otros.

Incluye el programa de valores una fuerte apuesta a la construcción del proyecto de vida personal y desarrollar el liderazgo como conducción de la propia vida.


Sin excusas para no aprender

Nosotros decimos que nuestro liceo es un liceo sin excusas para no aprender.  Como confiamos en nuestros alumnos, sabemos que si se esfuerzan pueden lograr lo que se propongan. Sentimos que no existen ni existirán excusas para no lograr los objetivos.


Tratar de ser lo mejor que podamos ser en cualquier cosa que hagamos es una filosofía de vida. La pasión por las cosas bien hechas, disfrutar de lo que yo puedo lograr, de mi crecimiento personal con mi esfuerzo, es el motor que cada persona tiene, independientemente de su historia o su situación.  Vamos, en este liceo, a apelar a ese espíritu de regocijo por las cosas bien hechas. Vamos a exigir, a exigirnos, todos. Y luego, disfrutar los logros.