Nuestros comienzos

La Fundación Impulso surge de la idea y desafío de un grupo de amigos (Marcelo Guadalupe, Elbio Strauch, Ernesto Talvi, Pablo da Silveira, Nicolás Herrera y luego Horacio Hughes) que a título personal deciden tratar de desarrollar un instituto de enseñanza de ciclo básico (1° a 3° de liceo que tal vez se extienda a 4° año), de tiempo completo, laico, gratuito y de gestión privada en una zona de contexto crítico para procurar contribuir a eliminar la brecha de aprendizaje.

Ubicado en la Cuenca Casavalle, en la calle San Martin casi Aparicio Saravia, el liceo fue construido en siete meses con el apoyo de empresas privadas que apostaron y aportaron recursos en 2011, 2012 y 2013, y piensan seguir haciéndolo.

Desde fines del 2011 el director, Fabrizio Patritti, se contacta con las organizaciones sociales y educativas del  barrio y en setiembre de 2012, con el equipo social constituido (Asistente Social y Psicólogo) se realiza la convocatoria a los alumnos de sexto año de primaria de las más de 25 escuelas de la zona.

De una población potencial de 1200 alumnos de 6° año escolar, 377 se preinscribieron. Los 100 cupos para alumnos (50 varones y 50 niñas) fueron sorteados frente a escribano público. Estos 100 alumnos ingresaron por sorteo, no hubo prueba previa alguna.

De allí en más, vimos en éstos, nuestros alumnos, un gran compromiso, entusiasmo e ilusión que fueron ratificados con creces en las primeras semanas de clase, alcanzando un gran clima de estudio, trabajo y compañerismo.